was successfully added to your cart.

BENEFICIOS DE CAMINAR 45 MINUTOS

 

 

Nunca antes una actividad tan económica resultó tan rentable. Apenas un calzado cómodo y ropa apropiada son necesarios para dar un buen paseo y contribuir con ello a mejorar la salud física y mental. El aumento de la microcirculación logrado con una caminata diaria redunda en una indudable mejora en nuestra calidad de vida. A continuación te presentamos los principales beneficios de caminar 45 minutos al día aprox:

Proporciona sensación de bienestar. Teniendo en cuenta que cualquier tipo de ejercicio ayuda al organismo a liberar endorfinas, que actúan como ansiolíticos y euforizantes naturales, sin duda alguna, caminar es bueno para tu cerebro. La función cognitiva se ve mejorada con una caminata diaria. En total, la sensación de bienestar proporcionada por un paseo se prolonga entre unas tres y cinco horas después de finalizada la actividad. Resumiendo, caminar nos relaja, elimina el estrés, nos mejora el ánimo, combate la depresión y nos llena de fuerzas.

Mejora las defensas de tu organismo. Al mejorar la irrigación de todos los órganos del cuerpo el sistema de defensa del organismo funciona mucho mejor, protegiéndote contra el desarrollo y progresión de muchas enfermedades crónicas y constituyendo un importante componente en el estilo de vida saludable.

Mejora el metabolismo. Los principales cambios que se producen en el organismo caminando de manera regular son el aumento del consumo de oxígeno y un aumento de la capacidad general del sistema circulatorio debido a cambios neurológicos, hormonales y respiratorios.

 

Fortalece el corazón y los pulmones. Caminar mejora el trabajo cardiovascular y respiratorio, aumenta el flujo coronario y desciende la frecuencia cardiaca. El aumento de resistencia pulmonar conducirá a pulmones más sanos y fuertes, capaces de resistir mejor cualquier infección viral o bacteriana.

Favorece el transito intestinal. Las caminatas ayudan a agilizar la digestión evitando la acumulación de alimentos semidigeridos y materia fecal que pueden producir inflamaciones. Al favorece el tránsito intestinal, elimina la exposición a agentes cancerígenos en esta zona.

Mejora la salud de tus huesos. Caminar contribuye a obtener una mayor densidad ósea incrementando el material óseo y resultando útil para prevenir la osteoporosis.

 

Equilibra el metabolismo. Caminar evita la obesidad y los depósitos de celulitis. Una caminata fuerte y corta varias veces al día logra tener el mismo efecto que una sesión de gimnasia aeróbica en el mantenimiento del peso corporal porque equilibra el metabolismo. Descienden los triglicéridos, causantes del colesterol, y aumenta el colesterol bueno.

 

Mejora tu vida sexual. Sexo y ejercicio van de la mano, aumentando el deseo sexual y también la satisfacción en la intimidad.

 

Imaginamos que tras leer los innumerables beneficios de caminar ya te estas calzando las deportivas para salir a la calle pero ¡espérate un momento! aún te faltan por leer algunos consejos a tener en cuenta antes de empezar a caminar…

 

Consejos para empezar a caminar

Hay que tener en cuenta que, como  todo ejercicio, debe de hacerse de una forma determinada para obtener los resultados deseados y para que puedas beneficiarte de las ventajas de una caminata diaria. A continuación, algunas consideraciones que debes tener en cuenta antes de empezar a caminar:

  • Cómprate un buen par de zapatillas para caminar, hay que sentirse cómodo y que se ajusten bien a tus pies.
  • Consigue una buena ruta para seguir, que sea interesante y que te entretenga mientras caminas.
  • Convierte el caminar en una prioridad. Haz espacio en tu agenda para tus caminatas y cúmplelas.
  • Es aconsejable beber un vaso de agua antes de ponerse en marcha y una vez terminado el paseo.
  • Evita los paseos después de las comidas y en horas de gran calor o frío. Mientras en verano se aconseja caminar durante las primeras horas de la mañana y las últimas de la tarde, en invierno es conveniente recurrir a las horas centrales del día.
  • Empieza tus caminatas con un calentamiento, por ejemplo, camina a paso moderado durante 5 minutos. Ello incrementa tus niveles de oxigeno y la circulación sanguínea de tu cuerpo, calentando tus músculos y previniendo desgarros u otras heridas.
  • Durante los últimos 5 minutos de caminata, realízala a paso suave o moderado, esto te servirá como enfriamiento para disminuir los latidos de tu corazón gradualmente y evitar que la sangre se estanque en ciertas parte del cuerpo como manos y pies.

 

Ahora si , ya puedes ponerte las deportivas y empezar a sumar los infinitos beneficios de caminar.

 

“Caminante, no hay camino, se hace camino al andar”

Antonio Machado

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu email no será publicado.