was successfully added to your cart.

Cómo elegir el mejor cosmético

Por 3 Diciembre, 2014 cosmética Sin comentarios

 

A menudo nos desconcierta la multitud de productos cosméticos entre los que podemos elegir, bien sea en las revistas, tele, hipermercados, perfumerías, farmacias, centros de belleza etc. Ante esta avalancha nos preguntamos cómo elegir el mejor producto cosmético. ¿Qué criterios debemos seguir para elegir el que más se adecue a nuestro gusto y necesidades? Y todo dentro del precio que estemos dispuestos a pagar.

La piel es cuestión de salud. Así la fabricación, elaboración y control de los cosméticos está regulada por el Ministerio de Sanidad en la división  Farmacia y Productos Sanitarios. Se trata de productos que se aplican sobre la piel y esta es el órgano que envuelve y protege nuestro cuerpo. ¿Sabías que pesa aprox. 4,8kg en el hombre y 3,2 kg en la mujer?

La piel controla la pérdida de fluidos, evita la penetración de sustancias extrañas, radiaciones y regula la pérdida de calor. Además transmite estímulos y aporta señales sexuales y sociales por su color, textura y olor. Es fácil comprender por qué debemos cuidarla y a ser posible embellecerla. ¿A quien no le gusta verse bien y sentirse atractivo ante los demás.?

¿Cómo elegir el  mejor cosmético?

Son muchos los factores que intervienen. Los más importantes son su composición, quién y como se fabrica, su tolerancia, modo de empleo y su eficacia.

la foto 3 El valor de un cosmético debería ser más alto cuando procede de un laboratorio prestigioso y/o farmacéutico. Estos miman la fabricación, están en continua investigación, hacen exhaustivos controles de calidad  en clínicas y realizan test de tolerancia y eficacia dermatológica.

Por ejemplo, a la hora de valorar un buen cosmético antiedad, se requiere una técnica instrumental específica para medir la hidratación, elasticidad, alisado y uniformidad de la piel, poder antiarrugas o la regeneración celular. En los mejores productos antiarrugas se estudia el número, longitud, la superficie total y profundidad de la arrugas. Tambien se someten a tests de irritabilidad y pruebas que garanticen sus propiedades en el tiempo.

El cosmético ideal debe tener buen aspecto, gustar, resultar atractivo (cosmeticidad) y adecuarse a la necesidad del consumidor final (edad, sexo, tipo de piel,…)  Es aquí donde quiero incidir. Si vamos a hacer un deporte X, nos ponemos la ropa adecuada para sentirnos cómodos. Esta será diferente para una persona u otra, incluso en verano o invierno. Algo parecido pasa con los cosméticos.

NO debemos dejarnos llevar porque lo publicite un famoso o por las estudiadas campañas publicitarias de grandes hipermercados…

De vez en cuando se publican artículos en prensa sensacionalista haciendo mención a las cualidades de una producto en concreto con un precio escandaloso (carísimo o tirado de precio) pero sin transparencia ni rigor científico.  Desafortunadamente confunden al consumidor. Curiosamente hace unos meses, la misma OCU situó a una crema de 3 euros como “una de las mejores del mercado”. Recientemente la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (STANPA) ha contestado invalidando sus conclusiones y poniendo en duda la rigurosidad y metodología de dicho informe (http://www.abc.es/sociedad/20141120/abci-crema-antiarrugas-lidl-201411191727.html).

Mi recomendación

Pon en valor que esté “hecho a tu medida”. Esto lo conseguirás con un consejo personalizado y con ayuda de un profesional. No del marketing/ventas, sino uno que mire por la calidad y seguridad. Que explique cual te conviene y cómo lo debes usar. Entonces si se convertirá en “tú mejor cosmético del mundo”.

Sinceramente creo que un@ farmacéutic@ puede ser la figura ideal y en especial los que hacemos fórmulas, las bien llimageamadas “magistrales” jeje…Estamos preparados para elaborar productos cosméticos y dermofarmacéuticos… Conocemos a fondo los ingredientes que vienen en las etiquetas en letra pequeña (conservantes, emulgentes, excipientes, antioxidantes, activos químicos y naturales…).

No es lo mismo una estantería kilométrica anónima que un digno mostrador tras el que día a día se vemos diferentes de tipos de piel (sensibles, psoriasis, atópica, acneica, recién nacidos, fotosensibles…) y donde la salud es el eje del consejo.

 

Recuerda  que estaremos encantados de ayudarte a elegir cosméticos saludables.

 

 

 

Cada día es mayor el número de personas que nos comentan los efectos secundarios de usar productos que presentan muy buen aspecto y precio pero no les han ido bien. Por ejemplo los vistosos geles de baño perfumados a prueba de pieles “todoterreno”. Por no hablar de reacciones alérgicas o de intolerancias desarrolladas  determinados ingredientes (conservantes,..)

En un próximo post os hablaré de qué debe tener y qué no un buen cosmético. ¡HASTA PRONTO!

Deja un comentario

Tu email no será publicado.